Curso de Astrología

Curso de astrología II / Los aspectos / Las cuadraturas/ Las cuadraturas del Sol


El Sol en cuadratura con la Luna. La mente consciente y las emociones que nacen de los propios deseos y de la forma en que uno debería lograr los propósitos que se ha trazado están en continua pugna. Con el objeto de afrontar dicho conflicto, se hace imprescindible sacar a la luz viejos patrones de conducta que se originaron en la infancia.

El Sol en cuadratura con Marte. Confiere un temperamento explosivo. Si bien esta persona tiene muchísima paciencia, llega un momento en que se le acaba y su genio estalla. Por otro lado, es también amante de las disputas, apasionada y enérgica. Si esta bien aspectada con Saturno, esta cuadratura aporta una colosal capacidad para llevar a término los propios objetivos. El reto en este caso es ejercitar la paciencia y pararse a pensar antes de actuar.

El Sol en cuadratura con Júpiter. Este nativo vive con holgura pero es malgastador y el dinero se le funde en las manos nada mas tocarlo. Se mima sin mesura y disfruta haciéndolo. Estos excesos pueden acarrearle problemas de todo tipo, en concreto puede que con los años su salud se resienta y se deteriore. Su bondad, no obstante, permanece inalterable; siempre sabe echar una mano a quien se halle en apuros. El reto es aquí aprender a moderarse si se quieren superar los conflictos a que da lugar dicho aspecto.

El Sol en cuadratura con Saturno. Este nativo pugna por alcanzar lo que se ha propuesto y a cada paso sus esfuerzos se ven frustrados. Con todo, su ambición, marcada por el conflicto interno, le espolea a seguir luchando. Y consigue darles la vuelta a las contrariedades y sacarles ventaja. El reto en este caso es saber distinguir entre el orgullo y lo primordial, así como cultivar el optimismo y la flexibilidad.

El Sol en cuadratura con Urano. Este nativo se siente con frecuencia frustrado porque sus fuertes ansias creativas le acometen de forma repentina y discontinua. Le es del todo imprescindible perseverar y disciplinarse para poder así dar forma a sus impulsos y seguir su dictado con regularidad. El es quien empuja a este nativo a tener una vida afectiva marcada por la inestabilidad; normalmente se pone fin a las relaciones fluctuantes porque limitan la propia libertad.

El Sol en cuadratura con Neptuno. El autoengaño puede acarrearle a este nativo la ruina. Conviene guardarse de los sentimientos místicos de grandeza, apartarse de cualquier tipo de sectas y tratar de cultivar la razón y las facultades que gobierna el hemisferio izquierdo del cerebro. Este aspecto se presenta con frecuencia acompañado de relaciones amorosas secretas.

El Sol en cuadratura con Plutón. Es un aspecto difícil. Plutón crea tanta fricción interna y, en consecuencia, la necesidad de conseguir los propios propósitos es tan abrumadora que casi todo lo demás en la vida de este nativo pierde peso. Pero si se vuelca hacia dentro, y se busca transformar la propia personalidad, los elementos más oscuros de esta cuadratura se ven en gran medida mitigados.

El Sol en cuadratura con el Nodo Norte. ¿Recuerda el lector la T cuadrada? Este es precisamente el aspecto que se forma en este caso. Puede tratarse de un aspecto dinámico, que espolee al nativo a la acción. Pero hasta que no se lo ha comprendido, causa una constante sensación de verse impedido por las circunstancias de la propia vida y por la sociedad en general. Para superaría, conviene dedicar una atención especial a la faceta de la vida descrita por la casa que ocupa el Sol.

El Sol en cuadratura con el Medio Cielo. A este nativo le cuesta mantener buenas relaciones con las personas que en su vida encarnan la autoridad. Es posible que sus obligaciones familiares sean una traba para sus ambiciones profesionales. A fin de comprender cuál es la mejor manera de afrontar dicho conflicto habrá que tener en cuenta la casa ocupada por el Sol.

El Sol en cuadratura con el ascendente. Los conflictos surgen porque el nativo no logra dar una imagen de sí mismo que se corresponde con su auténtica personalidad. Nadie de su entorno más inmediato es capaz de entenderle. Para superarlo es importante cuidar la faceta de la vida descrita por la casa que ocupa el Sol.