Curso de Astrología

Curso de astrología II / Los aspectos / Las conjunciones/ Las conjunciones del Sol


El Sol en conjunción con la Luna. Gracias a una perfecta armonía entre la voluntad y la personalidad este nativo conseguirá ver cumplidos sus deseos. Sus ansias creadoras proceden de instintos muy profundos. La impulsividad puede acarrearle problemas. Fuertes vínculos le unen a la familia, al cónyuge y al hogar.

Sol en conjunción con Mercurio. La inteligencia rige la voluntad de este nativo, que no se limitará a exponer sus ideas sentado; las llevará a la práctica y estarán presentes en todos sus actos. Mercurio no se halla nunca a una distancia de más de veintiocho grados del Sol, por lo que la conjunción es el único aspecto mayor que puede formarse entre ambos planetas.

El Sol en conjunción con Venus. He aquí, sin lugar a dudas, a un verdadero amante de la vida, un amante de la belleza, de la música y del arte; y un amante del amor. La especulación aporta ganancias, salvo que la quinta y la segunda casa estén negativamente aspectadas. En la carta astral de un nombre esta conjunción puede ser señal de naturaleza afeminada; en la carta astral de una mujer da una personalidad veleidosa en las relaciones sociales. Confiere un extraordinario talento para tratar a los niños, así como un don para aportar alegría y felicidad a los demás. El inconveniente es que puede inclinar a la pereza y a la indulgencia con uno mismo.Este es el único aspecto que Venus puede formar con el Sol, porque nunca los sépara una distancia de mâs de cuarenta y ocho grados.

El Sol en conjunción con Marte. Este nativo se crece con los obstáculos y arrostra las dificultades con valentía. Es emprendedor y osado y encuentra en si mismo las causas para actuar. Es también franco y directo, cosa que a veces le reporta ven-tajas y otras, las más, amargas complicaciones. Deberá aprender a dominarse a fin de canalizar su abundante energía de forma provechosa.

El Sol en conjunción con Júpiter. Este aspecto es como un imán: atrae la realización de los deseos y justo en el momento oportuno. Aun en épocas adversas al nativo con esta conjunción la suerte le acompaña con la mayor naturalidad. Es derrochador pero también generoso y magnánimo con las personas que le importan. La confianza en si mismo le reporta una superabundancia de bienes. Obtiene ganancias gracias a su padre.

El Sol en conjunción con Saturno. Este aspecto o bien proporciona la organización y la disciplina necesarias para llegar lejos en la vida o bien oprime al nativo tan hondamente que se sentirá siempre presa de la melancolía. El hecho de que a una edad temprana le impongan serias responsabilidades puede ser la causa de su naturaleza reservada. Es posible que sea el clásico ermitaño; independiente y a menudo muy solitario. Lo mejor es que aparté las preocupaciones de su mente, que as notablemente profunda, y se lance en pos de sus más íntimos anhelos.

El Sol en conjunción con Urano. Un genio. Fugaces visiones y una comprensión innata de las leyes divinas dotan a este nativo de la capacidad de internarse en mundos no hollados y sorprender a la humanidad con sus descubrimientos. Extremadamente sensitivo, probablemente trate de sobrevivir durmiendo un número reducido de horas y así se agota con facilidad. Favorece la capacidad de culminar con éxito casi todo lo que se propone.

El Sol en conjunción con Neptuno. La gente tiene a este nativo por un ser bastante misterioso. Sus acentuadas inclinaciones místicas, utilizadas de un modo constructivo, pueden desatar una capacidad creativa enorme. Si la conjunción se da en Tauro el misticismo permanece ligado a la tierra y hasta a lo más irreal le da una dimensión real. Los inconvenientes son: dispersión mental y emocional, fascinación por las drogas o el alcohol, hasta el punto de sucumbir a ellas, y tendencia a fantasear.

El Sol en conjunción con Plutón. La poderosa voluntad que otorga regenera y transforma todo cuanto este nativo toca. La energía sexual y la energía mental son frecuentemente los vehículos de dicha transformación. En seres evolucionados esta conjunción puede manifestarse como un puro canal por el que fluye la energía espiritual; en seres menos evolucionados puede dar tendencias dictatoriales.

El Sol en conjunción con el Nodo norte. En este caso el Sol esta en oposición con el Nodo sur y eso es algo que debe tenerse en cuenta al interpretar la carta astral. Este aspecto incrementa de un modo extraordinario las oportunidades en las que el nativo puede manifestar su propia personalidad y es posible que sea un líder. La buena suerte inherente a este aspecto es una recompensa que procede de vidas anteriores, en las cuales la persona hizo mucho por aquellos que se hallaban en condiciones inferiores.

El Sol en conjunción con el Medio Cielo. Este nativo busca la (ama, la aclamación y el desarrollo del talento profesional. La política y la vida pública son posibles campos por los que este se decante. Sea cual fuere el modo en que se manifiesta la fama, lo que resulta indudable es que la persona tendrá un impacto en las masas.

El Sol en conjunción con el ascendente. Confiere un vigor extraordinario. Basta con imaginar la vitalidad en su cumbre más alta, donde la enfermedad es tan difícil de encontrar como el agua en el más árido desierto. Aun cuando enferme, la persona con este aspecto se recupera rápidamente y del todo. Posee una comprensión intuitiva de la ley divina y una enorme capacidad para influir de manera positiva en las masas.